El invierno es mágico, pero también muy difícil. A veces en la moral, pero sobre todo en la ropa… y las botas. Parece que la magia de esta temporada se desvanece lentamente una vez que termina la Navidad. La nieve nos parece menos blanca. El sol está menos presente. En definitiva, todo pierde su brillo, ¿no? No importa, no sucederá. Además, tendrás las botas más bonitas para lucir y amenizar esta temporada de frío.

¿Cómo contrarrestar la dureza del calcio en su preciosa compra? Aquí están nuestros consejos.

Pinterest
Pinterest

Compra un protector

Una buena protección es la base. Este producto no está aquí para agregarlo al total de su factura. Es más una inversión. Compra el protector adecuado para el material de tus botas (cuero, ante, etc.) y combínalo con un mantenimiento regular. Esto prolongará la vida de su par de botas y les permitirá hacer su trabajo. Atención, es importante preguntar si estos zapatos ya han sido tratados. Si es necesario, se debe asegurar que la adición de un producto protector no destruya la protección básica.

Mantenerlos regularmente

No, no se detiene en una sola sesión. El mantenimiento semanal de unos 15 minutos permitirá que tus botas no solo duren toda la temporada, sino muchos años. Incluso antes de usarlos por primera vez, asegúrese de completar los pasos necesarios para protegerlos. Adquirir el hábito de hacer esto puede llevar tiempo, pero vale la pena todo el tiempo invertido en ello.

Consigue unas hormas para zapatos

Pinterest
Pinterest

¡Estos no son un lujo! Permiten que tus botas, especialmente en el caso de los de cuero, para que conserven su forma además de absorber la humedad y controlar el olor. ¿A quién le gustan los zapatos malolientes de todos modos? Se recomienda insertar la horma todos los días para obtener los mejores resultados. Si no, hazlo al menos a final de temporada para encontrarlas en buen estado el próximo invierno.

Pasar una pequeña toallita

Puede parecer trivial, pero pasar un paño húmedo sobre tus botas cuando llegues a casa salvará su aspecto. Con el lavado eliminas el calcio que se acumula en tus botas cuando caminas para evitar la formación de ojeras. El calcio se elimina fácilmente cuando está húmedo. Una vez seco, es una historia diferente. No corras ese riesgo.

No olvides el final de la temporada.

Cuando el invierno haya pasado, sí lo será, tómese un momento para limpiar su par de botas y luego agregue una capa de protector antes de guardarlas. Este largo descanso les permitirá tomarse las cosas con calma, rehidratarse (en el caso de los zapatos de cuero) y estar listos para la próxima temporada.