Una boda de destino es una experiencia única, pero implica mucha planificación y organización. La planificación de la boda puede ser estresante, pero si tienes a alguien que te ayude a planificar, el proceso puede volverse mucho más fácil y menos estresante. Estos son algunos consejos para planificar el boda de destino ideal.

Consejos para planificar la boda perfecta en Las Vegas - wedding, las vegas

1. Considere los impuestos y las tasas de conversión

Al planificar una boda internacional, mucha gente se olvida de presupuestar las tarifas de conversación. Es obvio que habrá una tasa de conversión en el país de destino, pero es posible que no comprenda cómo las fluctuaciones pueden afectar sus pagos. Si está planeando una boda en un destino internacional, debe pensar en el momento. Cuando planifique una boda europea en verano, tendrá que poner más dinero con los proveedores que en los meses de invierno porque es cuando el euro es más fuerte. Además, recuerda que cada país tendrá su propia tasa de impuestos y algunos podrían ser más altos de lo esperado. Entonces, al hacer un presupuesto, tenga en cuenta los impuestos y las tasas de conversión en Las Vegas.

2. Conseguir el vestido de novia allí

Puede que no hayas pensado en cómo conseguirás el vestido de novia allí y en qué costes tendrás que incurrir por ello. Si está planeando un boda vegas, tendrás que empacar para el día de la boda y los días previos a la boda. Considera el tipo de vestido que quieres y cómo lo llevarás contigo. Puede que no sea lo más fácil de llevar si tienes un vestido elaborado con una cola dramática. Recuerda llevarlo contigo cuando vueles. Lo peor que le puede pasar a una novia es perder el vestido de novia unos días antes de la boda.

3.Planifica el itinerario preboda

Viajará unos días antes de la boda, lo que significa que tendrá tiempo en un lugar extranjero con su familia y algunos de sus amigos más cercanos. Podría ser la mejor parte de tener una boda de destino. Puede crear diferentes actividades para aquellos que estén interesados ​​o considerar un lugar de encuentro todos los días e intentar explorar el nuevo destino. Mantén las cosas flexibles y no lo hagas obligatorio para nadie.

4.Actualizaciones por correo electrónico

Es importante compartir las invitaciones y debe proporcionar detalles completos en ellas, pero muchas personas a menudo pierden las invitaciones antes de la boda. Puede considerar crear un sitio web o compartir actualizaciones por correo electrónico de vez en cuando. Ayudará a agilizar cosas como reservas, preguntas de reserva, transporte y responder a todas las preguntas. Simplemente no te excedas.

5. Renunciar al control

Esto puede parecer difícil al principio, pero debe ceder el control y no preocuparse por los detalles. Ser un planificador excesivo solo causará más estrés a medida que se acerca la boda. No se preocupe por cuántas flores tiene cada mesa o cómo se colocan las velas. Simplemente necesitas dejar de preocuparte y disfrutar el día. Nada es más importante que tu alegría y todo lo que ves en Pinterest puede ser especial pero no lo es todo. Puede ponerse en contacto con un planificador de bodas local que comparta su visión y le ayudará a darle vida.

6. Considere los costos de los huéspedes

Usted está gastando dinero en los vuelos, la decoración, la música y todo lo que forma parte de su boda, pero debe tener en cuenta la cantidad en la que sus invitados tendrán que incurrir en el gran día. Dé suficiente tiempo a los invitados para planificar y presupuestar la boda. La mayoría de las personas no tendrán el dinero extra para gastar en un momento dado. También habrá personas que no podrán hacer el gran viaje y debes ser considerado con ellas. Tal vez se pueda planificar una recepción local que no sea tan elaborada y no cueste mucho. Le quitará la culpa a los que no puedan hacerlo.

Al final del día, la boda y el gran día se tratan solo de ti y de nadie más. La boda de destino es algo que tú y tu pareja querían, así que nada más debería importar. Las cosas se saldrán de control y enfrentarás problemas en el momento final, pero son una parte integral del matrimonio. Solo puede hacer y planificar tanto, pero es importante disfrutar cada segundo de su gran día. Come la comida y ríete, baila con tu pareja y canta tus canciones favoritas porque este día se trata de ti y nunca volverá. Una boda de destino puede ser toda la diversión que puedas imaginar, pero no debe meterse en tu cabeza y estropear tus emociones en tu día especial.