La mayoría de las reparaciones menores de HVAC pueden costarle menos de cien dólares, como los $20 que se necesitan para reemplazar un tubo de drenaje de condensación. Sin embargo, las reparaciones de piezas importantes, como el motor de un ventilador exterior o el serpentín del condensador, pueden costar entre cientos y miles de dólares, según la unidad y el área en particular. El alto costo potencial de reparación del aire acondicionado desalienta a muchos propietarios de buscar la ayuda que necesitan. En su lugar, optan por utilizar unidades defectuosas, ineficientes o de bajo rendimiento hasta que se descomponen por completo. Este no es el movimiento más inteligente para su hogar, comodidad o finanzas, considerando que hay muchas maneras de ahorrar dinero en la reparación de su aire acondicionado.

Sacrificar la comodidad, el rendimiento y la seguridad no es necesario

En la mayoría de los hogares, el HVAC se considera un elemento esencial de la misma importancia que el agua corriente y la electricidad. Es un activo para su hogar que ayuda a los ocupantes a sentirse cómodos. En algunas poblaciones, la temperatura adecuada es incluso una necesidad para su salud y bienestar.

Por supuesto, los AC con ciertos problemas, como un cableado defectuoso, pueden causar un riesgo de seguridad para su hogar y su familia. Si su aire acondicionado tiene piezas desgastadas o que funcionan mal, es probable que también aumente el costo de su consumo de energía y su factura de electricidad.

De acuerdo a https://airconditionersusa.com/ac-repair/, Su hogar es demasiado importante como para arriesgar su comodidad, seguridad y rendimiento porque no desea presupuestar los servicios y reparaciones profesionales necesarios. Puede costarle mucho más a largo plazo que si hubiera seguido las sugerencias del fabricante para el mantenimiento profesional y elegido programar un servicio profesional a las primeras señales de que su aire acondicionado está en peligro.

No te preocupes; tenemos algunos consejos útiles para garantizar que el costo sea lo más bajo posible.

Consejos para obtener una reparación de HVAC de calidad y de bajo costo

1. Busque agencias útiles

El Programa gratuito de Reemplazo de Reparación de Calefacción del Departamento de Vivienda y Servicios Humanos se estableció a través de una subvención del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU. El programa puede tener varias variaciones de este nombre en diferentes estados. Puede buscar a través del buscador de beneficios de beneficios.gov para obtener más información.

Dichos programas están diseñados para ayudar a los propietarios de viviendas de ingresos moderados a bajos con los costos de reparación o reemplazo de sus principales fuentes de calefacción y refrigeración. Esto puede ser el pago completo o puede ser responsable de un pequeño porcentaje del costo de reparación/reemplazo. El gobierno también ofrece otros programas especializados, como el Programa de Climatización, a considerar.

El Programa de Asistencia de Energía para Hogares de Bajos Ingresos (LIHEAP) es un programa estatal que ayuda a los hogares de bajos ingresos con los costos de energía, la crisis energética, la climatización y las reparaciones del hogar relacionadas con la energía. En la mayoría de los casos, si califica para los beneficios de SNAP, TANIF o SSI, automáticamente califica para el programa.

Los municipios también ofrecen comúnmente sus programas de asistencia, tales como:

  • Fondos de desafío
  • 0% de asistencia
  • Programas de aplazamiento de préstamos
  • Becas de estabilidad para personas mayores, veteranos y otras especialidades

Hable con la autoridad de vivienda local para obtener más información sobre la disponibilidad de programas específicos en su área. Las empresas locales de reparación de HVAC también suelen mantener una lista de recursos locales.

2. No escatime en mantenimiento y servicio de rutina

Cuando su AC parece estar funcionando, puede ser tentador renunciar al mantenimiento y servicio de rutina. También puede ignorar las señales de advertencia de una avería inminente.

Puede ahorrarle un poco de dinero ahora, pero probablemente envejecerá prematuramente su unidad y le dejará con reparaciones mucho más costosas/importantes en el futuro. Muchas áreas, como la limpieza y el reemplazo de los filtros de aire acondicionado, pueden ser un trabajo de bricolaje.

Sin embargo, siempre es mejor obtener una inspección profesional completa al final de cada temporada. El profesional le dirá cómo se ha comportado su unidad durante la temporada actual y cualquier problema que pueda esperar en el futuro. Cualquier problema existente apremiante se puede identificar y reparar rápidamente, lo que en última instancia mejorará la función, el uso de energía, la longevidad y el costo de operación a largo plazo.

3. Conozca su unidad

Hablando de señales de advertencia, debes tomar nota de cualquier cambio que notes. Esto permitirá que el técnico aborde cada inquietud individualmente y le ofrezca un diagnóstico y posibles soluciones. Qué reportar:

  • Ruidos extraños
  • olores extraños
  • Fluctuaciones de temperatura ambiente
  • Líquido que gotea, se acumula o se desborda de la unidad.
  • Acumulación de polvo y escombros en su hogar

4. Verifique la financiación de las reparaciones necesarias

La mayoría de las empresas de HVAC de marca trabajarán con al menos un prestamista para ofrecer un modelo de pago por uso. Los grandes minoristas individuales también tienen sus opciones de financiación internas. Verifique si su compañía eléctrica ofrece financiamiento para trabajar con uno de sus miembros de servicio preferidos. También existe la opción de solicitar una tarjeta de crédito con intereses bajos o sin intereses para financiar sus compras por una cantidad de tiempo libre de intereses y tarifas.

5. Incentivos de marca

Si tiene que reemplazar o actualizar su unidad porque es demasiado costosa o está demasiado deteriorada como para justificar invertir más dinero en ella, entonces es posible que desee considerar los incentivos de la marca y los reembolsos asociados con la compra. En muchos casos, puede acumular todo lo anterior por mucho en un nuevo modelo de eficiencia energética. Tu profesional del aire acondicionado podrá darte más detalles.

6. Mire la edad, la condición y la relación costo-valor

Una gran cantidad de reparaciones pasadas, incluso si son menores, pueden indicar que el valor de la unidad no es tan alto como el aumento de los costos de reparación. Lo mismo puede decirse incluso de una sola reparación importante para un aire acondicionado envejecido.

Una vez que llame a su técnico de aire acondicionado, examinarán la unidad y le dirán qué está causando los síntomas. A partir de ahí, puede comparar los costos de reparación versus reemplazo de la unidad.

Mientras sopesa sus opciones, pregúntese cuántos años tiene la unidad y cuál es su estado general. Su técnico podrá darle un estado de condición en otras partes mayores y menores del sistema. ¿Es prudente dedicar más dinero a un barco que se hunde, o puede obtener más vida útil de su aire acondicionado si lo repara?

Si su AC tiene más de 10 años, entonces la tecnología obsoleta y los altos costos de reparación pueden significar que es más barato comprar versos nuevos. reparar su HVAC existente.

Debe considerar una nueva unidad cada vez que el costo de reparación supere el 50% del costo de reemplazo.

Tenga en cuenta que los ahorros de energía derivados de la mejora de la eficiencia por sí solos compensarán el costo de la reparación y el reemplazo.

Una onza de prevención: reduzca sus costos de reparación de aire acondicionado con una mentalidad proactiva

Para terminar, puede ver que hay mucho margen de maniobra en los costos de reparación y reemplazo si ya los está enfrentando.

Programar el mantenimiento de rutina puede parecer un gasto inútil. Si el aire acondicionado funciona, puede parecer una buena idea esperar a que se averíe por completo. Sin embargo, debe tener en cuenta que hacer cualquier trabajo y estrés excesivo en su sistema puede convertir el mantenimiento y las reparaciones menores en importantes.

Por lo tanto, el último consejo es mantener esos controles regulares y llamar a su profesional a la primera señal de problemas para evitar incurrir en gastos aún mayores después de la demora.