El fuego es tanto una bendición como una maldición. Una bendición es que podemos calentar nuestros cuerpos durante el clima frío junto a una chimenea, encender una vela para crear un ambiente romántico para una cena y, sobre todo, disfrutar de una comida cocinada caliente, entre otros. Por otro lado, es una maldición porque puede causar daños perjudiciales cuando no se contiene. Se sabe que la mayoría de los incendios domésticos causan daños irreparables. Y además de nuestros hogares, se sabe que esos incendios forestales arrasaron con establecimientos industriales enteros, así como con toda la vegetación forestal. De esto, deducimos que si no tomamos las medidas necesarias para evitar o controlar un brote de incendio, estamos condenados.

Bueno, a continuación se presentan algunas técnicas modernas de protección contra incendios adaptables para mantener a raya o en un estado controlado este tipo de accidentes antes de que se propaguen.

1. Colocación de materiales de protección contra incendios en la casa

Para iniciar un fuego, debes crear una chispa por fricción para iniciar una llama. Bueno, por la razón que sea para la que uses esta llama, debes vigilarla para que no se salga de control. Pero en caso de que lo haga, necesita algunos materiales necesarios a su alcance para apagarlo o contenerlo. Ejemplos de tales materiales son los extintores de incendios y las mantas contra incendios. Los extintores de incendios son, con mucho, la forma más práctica y conocida de apagar un incendio. Por lo tanto, tener uno de fácil acceso ayuda en gran medida a garantizar que su hogar esté protegido contra incendios. A Cobija extintora también es otra herramienta utilizada. En el inicio de un pequeño incendio, uno simplemente cubre la llama con la sábana para sofocar la llama de oxígeno, que es el ingrediente clave de un fuego.

2. Instalación de detectores de humo

De hecho, no hay humo sin fuego, y ahí es precisamente donde entran en juego los detectores de humo. Anteriormente, las personas solían atrapar las llamas mucho después de que se propagaran desde el punto de origen porque el humo tardaba en detectarse. Otras personas incluso han perdido la vida debido a que el humo producido los envenenó y los sumió en un sueño profundo. Pero hoy, con la invención de los detectores de humo, uno puede ser alertado incluso con una pizca de humo. Un detector de humo moderno emite una alarma antes de que el fuego se haya extendido. Dichos sensores también se han modificado para activar las tuberías de agua preinstaladas que hacen llover agua carbonatada o aire presurizado directamente sobre la llama. Además de alertar al dueño de la vivienda para que abandone el local de inmediato, también envían una señal a la estación de bomberos y a la policía.

3. Instalación de cableado adecuado

Otra fuente conocida de incendios domésticos es el cableado suelto. La mayoría de los casos surgen en caso de cortocircuitos y contacto con el agua. Los cables que se colocaron durante la construcción de la casa pueden desgastarse o dañarse por los roedores que los muerden. Esto los deja expuestos y tienen la posibilidad de encender una llama y provocar un incendio. Para evitar esta situación, los cables eléctricos deben estar contenidos en una tubería impermeable y a prueba de roedores desde el punto de origen hasta el punto de destino. También se debe tener en cuenta el mantenimiento periódico y la reparación de cables viejos y dañados.

4. Construya una chimenea bien ventilada

Hoy, si uno va a instalar una chimenea como parte del diseño de su hogar, debe construir una que esté bien ventilada. Debe tener todas las características estructurales que garanticen la seguridad de los ocupantes de la casa. Primero, debe dirigir todo el humo hacia el exterior; También debe construirse protegido con una rejilla de protección y en una posición estratégicamente alejada de cualquier material inflamable. Lo que significa que las alfombras y cortinas deben colocarse a una distancia que las chispas no puedan alcanzar. Los tipos tradicionales de chimeneas que utilizan madera como principal fuente de combustible son quizás los que necesitan un seguimiento a tiempo completo. Pero en su lugar se pueden instalar los modernos que usan gas. Son más seguras, considerando que se pueden regular, producen poco o nada de humo y son más eficientes energéticamente por el uso de gas. Sin embargo, no erradican por completo la eventualidad de un incendio. Si la tubería de gas no está bien instalada o no se le da mantenimiento, también puede causar un incendio. Por tanto, conviene tomar nota de esto.

5. Utilice material de construcción ignífugo

La colocación de defensas a prueba de fuego tendría poco o ningún propósito si construyera su casa utilizando materiales que son propensos a incendiarse rápidamente. Los materiales que están a salvo del fuego son el hormigón, la pizarra, el mármol y la arcilla. Al construir su hogar mediante el uso de estos materiales, reduce la eventualidad de propagación del fuego.